Hámster Chino

Hámster Chino: El Hámster de la China

Hámster Chino: El Hámster de la China

El Hámster Chino, también conocidos como hámster chino rayado o hámster enano chino, son pequeños roedores nativos de los desiertos de China y Mongolia. Técnicamente no son hámsteres enanos, pero recibieron ese nombre debido a su pequeño tamaño en comparación con otros hámsteres comunes, como el Hámster Sirio. Por lo general, son marrones con una raya negra que recorre su espalda y un vientre más claro. También tienen una cola más larga que la mayoría de los otros hámsteres. Como mascotas, estos hámsters son bastante fáciles de cuidar. Por lo general, son dóciles y fáciles de domar, aunque algunos pueden ser un poco nerviosos y ágiles. Además, su alojamiento no ocupa mucho espacio y su dieta es fácil de encontrar en la mayoría de las tiendas de mascotas.

Comportamiento y naturaleza del Hámster Chino

Los hámsteres chinos son nocturnos, lo que significa que duermen de día y están despiertos por la noche. Pero a veces se despiertan durante el día para comer y moverse durante un rato. Aún así, es mejor no despertar a un hámster dormido para tocarlo. Eso probablemente lo pondrá de mal humor y podría intentar morderte.

Como mascotas, estos hámsters son generalmente bondadosos y se sienten cómodos si has estado con ellos de forma asidua desde una edad temprana. Pero si no están acostumbrados a manipular, algunos pueden estar nerviosos y ágiles. Además, debido a que son muy pequeños y rápidos, pueden ser difíciles de manipular. Es mejor sentarse en el suelo cuando sostienes a tu hámster, ya que dejarlo caer accidentalmente incluso desde poca altura puede causar lesiones graves.

Los hámsteres chinos no se unirán a la gente como lo haría un perro o un gato. Pero una vez que se sientan cómodos contigo, es posible que se acerquen al costado de su recinto si estás cerca. Los hámsteres chinos se pueden mantener solos o en parejas del mismo sexo o en grupos pequeños. Sin embargo, los hámsteres que se mantienen juntos pueden mostrar agresión territorial entre sí. Su mejor opción para evitar la agresión es adquirir compañeros de camada que puedan crecer juntos y acostumbrarse a la presencia del otro. Evite el contacto entre su hámster y cualquier otra mascota en la casa, ya que podrían dañar a este pequeño y frágil roedor.

Por lo general, son mascotas tranquilas, aunque pueden mantenerte despierto por la noche con su actividad si tienes su jaula en tu dormitorio. Tendrás que dedicarle algunas horas a la semana a alimentar y mantener limpio el recinto. Además, manipule a su mascota y déjela jugar en una pequeña pelota de ejercicio de hámster u otra área segura fuera de su recinto durante al menos algunas horas al día (probablemente por la noche una vez que esté despierta).

Alojamiento del Hámster Chino

Si bien estos hámsters son pequeños, necesitan un recinto tan grande como puedas darle. Este suele ser su espacio principal para jugar y hacer ejercicio, por lo que tener suficiente espacio es crucial para su salud. Como mínimo, la jaula debe tener 60 cm de largo, 30 cm de ancho y 30 cm de alto.

Las opciones de jaula son generalmente una con una base de plástico y una tapa de alambre o un acuario de vidrio o plástico. La jaula de alambre permitirá un mejor flujo de aire, pero debes asegurarte de que el espacio entre las barras sea lo suficientemente estrecho como para que tu hámster no pueda atravesarlas.

Coloca unos 4 cm de substrato, como virutas de álamo o productos a base de papel, en la parte inferior del recinto. No uses substrato de pino o cedro, ya que pueden causar problemas respiratorios en un hámster. Además, incluye un nido o un escondite para animales pequeños en el recinto, que se puede encontrar en la mayoría de las tiendas de mascotas. Y agrega una rueda de hámster con una superficie sólida para hacer ejercicio. También hay todo tipo de tubos, túneles de excavación y puentes que puedes agregar al hábitat de tu hámster. Además, asegúrate de incluir algunos palitos de madera para masticar u otros juguetes para masticar hechos para hámsters, ya que esto ayudará a desgastar sus dientes en continuo crecimiento.

Limpia el recinto al menos una vez a la semana, reemplazando todo el substrato y lavando las superficies con agua y jabón suave. Los hámsteres tienden a elegir una esquina de su recinto como baño. Así que es una buena idea sacar y cambiar el substrato en esa esquina todos los días para mantenerla higiénica.

La Comida y El Agua

En la naturaleza, los hámsteres comen una dieta variada de semillas, granos, nueces, vegetación e insectos. En cautiverio, puede alimentar a su animal con un alimento comercial para hámster complementado con vitaminas y minerales. Siga las instrucciones del paquete sobre la cantidad que debe alimentar cada día. La mayoría de los propietarios ponen la comida de un día en un pequeño tazón de cerámica en el recinto. Puede hacer esto en cualquier momento durante el día, ya que a los hámsters les gusta pastar durante el día y la noche en lugar de comer las comidas designadas.

Complemente la comida comercial para hámsters con cereales, frutas y verduras frescas y heno. Coloque estos alimentos en un plato aparte de la comida principal de su hámster. Los alimentos suplementarios no deben representar más del 10% de la dieta general del hámster. Algunas opciones incluyen trozos de manzana, zanahoria y avena. Es mejor darle alimentos frescos solo cuando su hámster esté despierto (a menudo por la noche), para que pueda comerlos antes de que empiecen a echarse a perder. Retire cualquier alimento fresco del recinto como máximo en 24 horas, asegurándose de buscar trozos de comida que su hámster pueda haber escondido en el substrato.

Por último, los hámsteres siempre necesitan acceso a agua limpia. Es mejor usar una botella de agua para animales pequeños adherida al costado del recinto, que se mantiene más higiénica que un plato de agua. Pero asegúrese de que su hámster beba constantemente de la botella antes de retirar su plato de agua.

Problemas de salud comunes

Los hámsteres son generalmente animales resistentes, pero son propensos a algunos problemas de salud. La cola húmeda es una enfermedad común en los roedores, especialmente en los hámsteres. Conocida formalmente como ileítis proliferativa o enteritis regional, la cola húmeda es una diarrea que suele surgir del estrés o de las condiciones de vida insalubres, que provocan una infección bacteriana. Además de tener diarrea, el hámster puede estar letárgico y perder el apetito. Busque atención veterinaria inmediatamente, ya que la cola húmeda puede ser fatal si no se trata. Además, puede ser contagioso para cualquier otro hámster del recinto. Así que si tiene otros hámsteres, póngalos en una jaula separada y vigílelos por si presentan síntomas. Limpia a fondo el recinto primario y no vuelvas a reunir a los hámsteres hasta que estés seguro de que no tienen síntomas.

Los hámsteres también son propensos a infecciones respiratorias. Los síntomas incluyen sibilancias, secreción nasal, estornudos y letargo. Esta condición también requiere un tratamiento veterinario inmediato.

Además, cuando no tienen juguetes adecuados para masticar, algunos hámsteres pueden tener dientes demasiado grandes, lo que puede interferir con su capacidad para comer. Un veterinario puede recortar los dientes si es necesario y luego aconsejarle sobre el mantenimiento dental adecuado.

Razas
Variedades de Hámster
Razas de Hámster
Variedades de Hámster
Razas de Hámster
Razas de Hámster
Razas de Hámster
Razas de Hámster
Razas de Hámster